Recordando el clásico Castillo Grayskull de He-Man

Si bien las figuras de HeMan llegaron a Chile a comienzos de los años 80s, el boom de la franquicia en nuestro país comenzó un par de años después, luego del estreno de la serie de TV en las pantallas de Canal 13.

Este boom trajo consigo una montonera de productos coleccionables tales como figuras de acción (con esteroides), zapatos de colegio, juegos de mesa, libros de cuentos, revistas, rompecabezas y el infaltable álbum de laminas, gentileza de la desaparecida editorial Salo.

El álbum con páginas papel roneo, en blanco y negro, con dibujos anexos en las páginas y con laminas de cartón grueso ( esas que se pegaban con cola fria o stick fix ) tenía entre sus premios centrales el Castillo Grayskull de Mattel (fabricado en 1982). La mecánica para ganar este premio era juntar las veinte y algo piezas de un puzzle que venía al final y cuya primera lámina, la 001, era la clave del mismo ( la lámina más difícil de obtener). 

Este juguete coleccionable era imponente  y representaba el máximo referente de la serie de televisión. Cabe señalar que este fenómeno se repetía con el porta aviones de G.I.Joe ($100.000 CLP de la época ) Metroplex de Transformers ($50.000 CLP ), algunas naves de Star Wars, entre otros. 

album he man salo

foto : internet

Al comprar los primeros sobres coleccionables apareció la lámina clave, así que la meta era completar rápidamente el puzzle y él álbum para canjear el Castillo Grayskull. Luego de varios meses de intercambiar láminas en el colegio y de comprarle al vendedor de láminas sueltas que se ubicaba en calle Victoria esquina Avenida Francia en Valparaíso, se logró la compleja misión.

Posterior a esto comenzó el burocrático proceso de validación en la oficina de Salo (Viña del Mar) que concluyó visitando Canal 4 UCV en donde Roberto Nicolini hizo una rápida entrega simbólica del premio en el programa Pipiripao, junto a otros dos ganadores. Luego y fuera de pantalla se hizo entrega de una tremenda caja (1 metro por 70 centimetros aproximadamente) en cuyo interior venía el tan anhelado Castillo Grayskull.

El Castillo, obviamente, venía sin figuras ni naves (todo se vendía por separado) y era una estructura plástica color verde bastante simple pero lograda, de un tamaño superior a los juguetes coleccionables de la época. La caja al frente traía una portada con los personajes y en la parte de atrás venía un diseño esquemático (monocromático) con algunas figuras y unos textos que, si mal no recuerdo, estaban en francés. Al interior venía el Castillo desarmado (frente y espalda) el cual al armarlo y cerrarlo armaba una suerte de maleta con manilla para su mejor transportación. Los accesorios eran : armas plásticas, una bandera y un cañón laser para la torre, una escala y stickers para adornar el interior. 

El Castillo Grayskull tenía un segundo nivel al cual se subía por un elevador bien ingenioso que daba acceso al trono que tenía un mecanismo de trampa que hacía caer a los personajes a un sticker que simulaba una trampa con monstruos diversos.  La entrada del lugar era un puente levadizo que se abría metiendo algún arma por la cerradura. 

Lamentablemente no hay fotos de esa época ya que el revelado fotográfico en colores era bastante caro, por lo cual la gente priorizaba registrar cosas más importantes y no el tomarle fotos a un producto plástico de color verde. En los años 90s dicho set fue vendido.

En resumen, el Castillo Grayskull en si era simple, pero pese a eso, era un muy buen complemento para las colecciones de figuras de la franquicia HeMan y los Amos del Universo.

castillo grayskull he man vintage

Columnista Invitado : Felipe Acevedo B.

Fotos : Internet

Video reseña de Pixel Dan 

Columnistas invitad@s que participan esporádicamente colaborando con textos en roboider.cl